10 de diciembre – “El que tenga oídos que escuche” (Mt 11,11-15)

Señor,
solemos decir que no hay más sordo
que aquel que no quiere oír
y hoy tu nos exhortas con fuerza:
“El que tenga oídos que escuche”.
No se trata sólo de que oigamos,
sino de que prestemos atención a lo que ocurre,
que escuchemos a la gente,
que nos hagamos cargo de la realidad que nos rodea,
que nos carguemos con ella
y que nos encarguemos
de que a nuestro paso todo sea mejor,
todo resucite,
todo recobre la esperanza.

Señor,
hay muchos profetas entre nosotros:
los del desencanto,
los de la esperanza infundada,
los del derrotismo,
los de las promesas imposibles,
los del bienestar a cualquier precio…
pero también hay profetas como Juan,
que anuncian al que viene,
que gritan en medio del desierto
de los que se hacen los sordos,
que nos recuerdan que es posible otro mundo,
otra vida, otras relaciones, otro futuro.

Señor,
hoy te pedimos que nos hagas profetas de tu venida,
escuchantes activos,
hombres y mujeres
disponibles y dispuestos. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias