10 de febrero – “Honra a tu padre y a tu madre” (Mc 7,1-13)

Señor, Padre Nuestro,
gracias por recordarme esta mañana este mandamiento.
Nuestros padres, ¡qué gran regalo!
¡Cómo vamos a poder pagar tanto bien recibido,
tantos desvelos, tantas horas de vigilia,
tantas preocupaciones, tanta atención,
tantos momentos y celebraciones,
tanto amor incondicional, tanta oración por nosotros,
tantos sacrificios, tanto cariño y tanta ternura!

Señor, Padre Nuestro,
nuestros padres son una muestra de cómo tú nos amas.
Son el Dios de la tierra para los hijos,
son un ejemplo de lo que significa amar,
perdonar, curar, entregarse, sacrificarse,
donarse sin medida, por puro amor.

Señor, Padre Nuestro,
haz que nunca olvide honrar a mi padre y a mi madre.
Si aún los tengo cerca que los cuide,
los acompañe y quiera sin condiciones.
Si ya no disfruto de su compañía,
que intercedan por mí
y que me sienta orgulloso de ellos
pues seguro que ya gozan de tu paternidad por siempre.

Señor, Padre Nuestro,
gracias por nuestros padres.
Gracias a ellos somos y somos tal y como nos conoces.
¡Hay tanto que agradecer!
¡Hay tanto por lo que honrar su nombre, su vida y su memoria cada día!

Señor, haz que honre a mis padres siempre,
no como un mandamiento sino como algo que los hijos hacemos
simplemente por el hecho de serlo
y de sentirnos verdaderamente agraciados por ello. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias