10 de junio – “Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo” (Mt 5,13-16)”


Señor, sabemos que somos sal de la tierra
cuando invertimos tiempo en nosotros mismos,
cuando somos responsables de lo que se nos ha encomendado,
cuando sentimos que nada nos es ajeno a nuestro alrededor,
cuando hacemos las cosas a tu manera, sin prisas, sin pausas, con amor.

Señor, sabemos que somos luz del mundo
cuando salimos de nosotros mismos y vamos al encuentro con el otro,
cuando sembramos donde nadie espera recoger nada,
cuando nos comprometemos a restituir dignidades,
cuando somos las manos, los pies, los ojos y la boca de tantos que no tienen voz,
cuando añadimos a las jornadas más horas porque sembramos esperanza e invertimos en horizontes.

Señor, en esta jornada te pedimos que nos hagas sal y luz,
que nuestra vida no sea sosa no apagada,
que te demos gracias por cada pequeño paso,
por cada logro, por cada reivindicación que ha sido escuchada,
por cada una de las personas con las que hoy nos encontraremos,
por nosotros, por los nuestros, por los tuyos… por todos.

Señor, gracias por hacernos sal y luz.
Gracias por este nuevo día. Acompáñanos. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias