10 de mayo – “Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo” (Jn 17,1-11a)

Señor Jesús,
estamos tan acostumbrados a pensar
que “la otra vida”, “la vida eterna”
es un lugar, un mundo en el que todo es de color de rosa
que tu palabra de hoy nos devuelve de sopetón a la verdad,
a la realidad de lo que tú eres
y de lo que tú nos dijiste.

Señor Jesús,
hoy nos recuerdas una vez más
que la vida eterna, la vida plena,
la vida con mayúsculas
es que conozcamos a Dios Padre,
único Dios verdadero, y a ti, su Hijo,
el enviado, el Señor de nuestra vida.
Esa es la vida eterna:
sentirte, conocerte, quererte con toda el alma,
servir al proyecto del Reino,
vivir desde el servicio a los otros,
amar sin medida.

Señor Jesús,
te pido que consolides mi fe,
que afiances mi esperanza,
que tenga ganas de seguir conociéndote
para poder vivirte mejor,
para poder vivir desde ti
y desde ahí anunciarte a los demás.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias