10 de noviembre – “Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid: “Somos unos pobres siervos” (Lc 17,7-10)

Siervos tuyos somos, Señor,
entregados a tu causa,
siempre mirando al horizonte
pero con los pies embarrados en el día a día.

Servidores tuyos somos, Señor,
metidos en todos los líos,
con las manos vacías
para poder sostener, apoyar, ayudar, abrazar.

Dispuestos estamos, Señor,
a que en el día de hoy
nos encuentres curando heridas,
felicitando éxitos e intentos,
animando al desalentado,
tejiendo vestido para el que no tiene qué ponerse,
preparando la mesa para el que llega con hambre y sed.

Aquí nos tienes,
a tu servicio:
que sea lo que tú quieras,
como tú quieras.
Hágase tu voluntad. Así sea

div align=”right”>oscar.alonso©oracionesdiarias