10 de noviembre – “Los apóstoles le pidieron al Señor: «Auméntanos la fe»” (Lc 17,1-6)

Señor,
a nosotros que presumimos de no necesitarte,
que pensamos que no nos haces falta,
que creemos que creer es una opción y a veces una moda o un deber,
que confiamos en la suerte,
que con frecuencia nos olvidamos de ti,
de tu Palabra y de tu proyecto para con nosotros,
¡Auméntanos la fe!

Señor,
a nosotros que vivimos fiados de cualquier cosa,
con toda clase de seguros,
intentando entender siempre todo para aceptarlo,
pensando que todo tiene un precio,
sintiendo que este mundo nos pertenece,
creyendo que nuestra vida es nuestra y no un regalo tuyo,
a nosotros ¡Auméntanos la fe!

Señor,
a nosotros que nos rompemos fácilmente por el dolor,
que somos tan vulnerables,
que no alcanzamos a comprender el misterio de la vida, propia y ajena,
que vivimos a veces perdiendo o malgastando el tiempo pensando que es ilimitado, que nos cuesta tanto hacer el bien sin mirar a quién,
a nosotros ¡Auméntanos la fe!

Señor,
a nosotros que nos encanta que nos feliciten y nos reconozcan,
que nos gusta siempre ser tenidos en cuenta y que nos nombren,
que queremos que se reconozca lo que somos, sabemos y tenemos,
a nosotros que nos cuesta tanto ser sencillos y humildes,
ser los últimos para ser los primeros,
a nosotros ¡Auméntanos la fe!

Señor,
a nosotros que tenemos una fe vacilante,
una fe de recetas mágicas,
una fe heredada pero poco cuidada,
una fe debilitada por tantas creencias,
una fe de temporada, a veces siempre de rebajas,
una fe “de ratitos y espacios”,
una fe sólo si están los otros…
…una fe que necesita razones para la esperanza,
una fe que a pesar de todo confía en ti,
en tu amor, en tu ternura y cercanía,
a nosotros ¡Auméntanos la fe! Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias