12 de enero – “No enseñaba como los escribas, sino con autoridad” (Mc 1,21-28)

Señor Jesús,
muchos de nosotros nos dedicamos,
vocacionalmente,
a enseñar, a instruir, a educar,
a compartir sabiduría,
a generar ganas de saber en los demás.
Por eso hoy, lo primero,
es darte gracias por la vocación de educadores
que ha transformado nuestra vida.
Gracias por este regalo impagable.

Señor Jesús,
hoy tu evangelio nos recuerda
que se puede enseñar de muchos modos
y que tú lo hacías con autoridad.
Con la autoridad que da vivir lo que se enseña.
Con la autoridad que da ofrecer palabras que sanan y salvan.
Con la autoridad que da el no olvidarse nunca de nadie,
especialmente del más apartado.
Con la autoridad, no del que lo sabe todo,
sino del que se siente enviado.
Con la autoridad del que siempre
comparte lo que tiene y sabe con alegría,
con humildad, con paciencia y respeto.
Con la autoridad del que se sabe enviado a una misión,
la de construir el reino.

Señor Jesús,
hoy te damos gracias por tu modo de enseñar,
por tus palabras, gestos y acciones
y te pedimos que conviertas a ti nuestro modo de enseñar,
para que cuando nos vean y escuchen,
sea a ti al que ven y escuchan. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias