12 de abril – “«Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed»” (Jn 6,30-35)

Ser pan,
dejarse partir y repartir
en pequeños trocitos para que llegue a todos,
saciar hambres y hambrunas,
estar siempre dispuesto y presente para los demás,
eso eres tú Señor Jesús.
Tú eres el pan de la vida.

Ser vino y agua que sacia la sed,
que alegra la vida,
que es más fuerte que todos los desiertos,
que todas las malas rachas,
que todas las angustias y tristezas,
eso eres tú Señor Jesús.
Tú eres bebida de salvación.

Señor Jesús,
sé que eres el pan de la vida
y que el que va a ti no pasará jamás hambre
y que el que cree en ti jamás pasará sed:
dame de ese pan.
Tengo hambre de justicia,
de coherencia, de autenticidad,
de paz, de fraternidad,
de perdón, de misericordia…
sacia mi hambre.
Dame de tu pan.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias