12 de febrero – “Se acercaron los discípulos de Juan a Jesús, preguntándole…” (Mt 9,14-15)

Esta mañana, Jesús,
también yo me acerco a ti y te pregunto:
¿Qué quieres de mí, Señor?
En este viernes de cuaresma,
¿de qué quieres que ayune,
de qué quieres que me abstenga,
qué crees que debo poner en marcha?

Como un niño pequeño
me pongo en tus manos, Señor,
y te pido que amases mi barro,
que abras mi rostro,
que respire la aurora,
que escoja ante todo la vida.

Esta mañana, Señor, acojo mis golpes,
acallo mis límites, disuelvo mis miedos,
miro a los ojos,
doy mi palabra de que quiero seguir en tu senda,
de que quiero compartir mi vida
y la alegría con todo aquel que me encuentre.

Esta mañana, Jesús,
me acerco a ti y me presento disponible
para que hagas de mí lo que tú quieras.
Hazme escuchar en silencio tu Palabra,
te dejo llenarme,
te pido que te siga de cerca,
que yo sea tú en medio de mi casa,
de mi trabajo, de mis tareas.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias