12 de junio de 2017: “Bienaventurados… alegraos y regocijaos” (Mt 5,1-12)


<div style=”text-align: left;” align=”right”></div>

Señor Jesús,
quizás lo puedas decir más alto, pero no más claro:
bienaventurados son para ti los pobres de espíritu,
los mansos, los que lloran,
los que tienen hambre y sed de justicia,
los misericordiosos, los limpios de corazón,
los que trabajan por la paz,
los perseguidos por causa de la justicia…
¡Cuánta gente hay así!
¡Cuántas personas hacen esta lista algo real,
palpable y cotidiano!

Señor Jesús,
también nos recuerdas en este mañana de lunes
que nosotros mismos seremos bienaventurados
cuando nos injurien y persigan
y digan contra nosotros toda clase de mal por tu causa…
¡Cuántos intentamos estar comprometidos con los demás,
cuántos vivimos a menudo nuestro compromiso
inmersos en la brecha del mundo!

Señor Jesús,
en esta mañana te damos gracias
por recordarnos un día más cuáles son las condiciones
para ser y hacer Reino.
Y te pedimos que nos hagas profetas en toda tierra.
Valientes. Alegres.

Señor Jesús,
hoy oramos junto con Ignacio Echebarría
y tantos hombres y mujeres creyentes
que han vivido y viven hasta las últimas consecuencias
lo que creen… por puro amor.
Descansen en paz. Vivan para siempre.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias