12 de marzo – “El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama” (Lc 11,14-23)

Señor, en esta vida que llevamos,
en este mundo nuestro en el que el derrame y el despilfarro
son en tantas ocasiones tan absurdos como reales,
quizás deberíamos preguntarnos
qué estamos recogiendo
y qué estamos desparramando.

Cómo es posible, Señor,
que en algunos lugares se nade en la abundancia de todo
y a pocos metros las personas se ahoguen en las lágrimas
que produce el no tener ni donde caer rendidos.

Y ya nos lo dices tú hoy:
si no estamos contigo estamos contra ti porque tú estás
donde se siembra esperanza,
donde hay alguien que cure heridas,
donde se regalan abrazos,
donde hay verdadera alegría,
donde la compasión es un criterio de actuación
y la dignidad de los últimos un programa de vida,
donde el perdón se otorga sin condiciones,
donde se lucha contra el hambre, la sed y la injusticia,
donde se trata a las personas como hermanos,
donde es posible la unidad en la diversidad y la paz
pese a las diferencias.

Señor, en esta mañana
te pido que me cojas de la mano,
que me lleves contigo a recoger para no desparramar,
que me reconozcas a tu lado
porque quiero estar contigo,
porque necesito que acompañes mi caminar,
porque sin ti mi vida se desvanece. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias