12 de junio: «Habéis oído que se dijo, pero yo os digo» (Mt 5,27-32)

Señor Jesús, gracias. Gracias por ser tan posibilitador con nosotros, por darnos cada mañana la oportunidad de volver a empezar, de seguir buscando, de continuar haciendo el bien e inventando todos los modos posibles para poder dejar este mundo mejor de lo que está.

Señor Jesús, gracias. Gracias por nuestras familias, por nuestros padres, por nuestros hermanos, por las personas queridas que ya no están entre nosotros y por todas aquellas de, las que seguimos necesitando su cariño, su abrazo y su mirada cada jornada.

Señor Jesús, gracias.

Gracias por todos nuestros amigos, gracias por toda la gente que conocemos y que son buenagente, y por todas las personas de buena voluntad que nos han acompañado durante todos estos años hasta el día de hoy. Gracias por la amistad, por el cariño y por tanta ternura.

Señor Jesús, gracias.

Gracias por recordarnos una vez más que siempre se han dicho algunas cosas, pero tú le has dado la vuelta a casi todas ellas y nos has hecho descubrir el verdadero sentido de creer y de vivir por y para los otros. Tú has hecho que conozcamos cuál es el secreto de la felicidad y nos has mostrado que tu modo de proceder sana y salva.

Señor Jesús, gracias. Sabemos que sigues a nuestro lado y que hoy acompañarás nuestros pasos. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC