19 de mayo: «¿Adónde vas?» (Jn 16,5-11)

Señor Jesús, nuestro corazón está repleto de preguntas y sediento de alguna respuesta que nos dé un respiro, que nos haga divisar horizonte, que nos haga comenzar a soñar en ese futuro ahora tan oscurecido y tan poco esperanzador para tantos.

Señor Jesús, nuestro corazón está ahogado por las preguntas. Tus discípulos se entristecieron al escuchar que marchabas pero no te preguntaron nada, más ¡Te tenían tan cerca! Nosotros, entristecidos por este momento tan desconcertante, sí que te preguntamos: ¿Dónde estás? ¿Dónde encontrarte ahora que todo se nos ha desmoronado? ¿Cómo localizarte en medio de tanta vida rota, de tantas necesidades, de tanta crisis, de tanto desconcierto? ¿Adónde vas? Que no logramos verte, que no conseguimos hablar de ti a quien te necesita más que nunca.

Señor Jesús, estate cerca. Vive en nosotros. Revélate en esta jornada, en gestos y palabras, en deseos y proyectos, en encuentros y búsquedas. Acompaña nuestro caminar. Ayúdanos a pedir y percibir al Espíritu que todo lo transforma. Habítanos. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC