18 de mayo: «Él dará testimonio de mí» (Jn 15,26-16, 4a)

Señor Jesús, comenzamos una nueva semana. Agradecidos por seguir a nuestro lado, porque sabemos que el Espíritu nos acompaña y nos ayuda a discernir en cada momento lo que más nos conviene, te decimos:

– que el Espíritu nos cambie la mirada.

– que el Espíritu nos lleve a ti.

– que el Espíritu sea para nosotros fuente de vida interior

– que el Espíritu nos ayude a discernir cuál es tu voluntad para con nosotros.

– que el Espíritu reparta sus dones y yo sepa acogerlos y desarrollarlos.

– que el Espíritu nos haga fieles a tu Palabra.

– que tu Espíritu nos ayude a escrutar tu Palabra cada mañana.

– que tu Espíritu inspire y acompañe mis acciones.

– que tu Espíritu haga fecunda nuestra oración.

– que tu Espíritu nos haga descubrir tu proyecto para con nosotros.

– que tu Espíritu nos muestre tu rostro y nos enseñe tu modo de proceder.

– que tu Espíritu haga que tú seas el fundamento de nuestra historia.

– que tu acción en nosotros nos transforme internamente.

Señor Jesús, que el Espíritu que nos envías nos haga conocer la verdad, que nos ayude a mantenernos atentos a lo que en cada instante quieres de nosotros. Que el Espíritu despierte en nosotros esa capacidad de conmovernos ante todo aquel que necesite motivos de vida y esperanza para poder seguir adelante.

Señor Jesús, haznos mujeres y hombres según el Espíritu. Que él sea quien nos hable de ti. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC