15 de abril: «Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo» (Lc 24,13-35)

Miércoles 15 de abril 2020

Señor Jesús, qué página tan bonita de tu Evangelio. Qué bien nos hace leer este pasaje de los discípulos de Emaús. También nosotros estamos de camino sin movernos y necesitamos agudizar la vista y el oído para poder reconocerte. Hay tantas ganas de salir de esta situación que hasta esas ganas pueden hacer que perdamos la meta y lo importante que es vivir profundamente el camino.

Señor Jesús, como aquellos discípulos tuyos, estamos desconcertados, estamos entristecidos y nos cuesta vivir en modo Pascual. Parece que todo se nos ha desmoronado… pero de nuevo tu Palabra nos recuerda que tú nos sales al encuentro, te acomodas a nuestro paso, nos das conversación y eres capaz de descubrir nuestras cegueras y abrirnos los ojos a la VIDA.

Señor Jesús, haz que nuestros ojos te reconozcan presente y operante en tantas cosas y detalles de cada jornada: en quienes oran por los demás, en quienes se arriesgan por sanar a los demás, en los que consagran su jornada a acompañar a los que lo necesitan, en los que sueñan tiempos mejores, en los que con su mirada y sus gestos nos dan razones de alegría y esperanza, en los que desean que llegue el día en que todos podamos abrazarnos y decirnos a la cara que nos queremos y necesitamos cerca.

Señor Jesús, abre nuestros ojos para reconocerte. Abre nuestros ojos para seguir siendo tú en medio del mundo. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC