13 de junio de 2017: “Vosotros sois la sal de la tierra. Vosotros sois la luz del mundo” (Mt 5,13-18)

Señor Jesús,
sal y luz, eso somos.
Eso estamos llamados a ser.
A eso nos dedicamos día tras día.
A eso empeñamos nuestras energías,
nuestro tiempo y nuestra voluntad.
Para eso nos llamas:
para dar sabor al mundo,
para iluminar lo que vive en penumbra.

Señor Jesús,
ser hoy sal de la tierra es difícil:
¡Hay tantos condimentos!
¡Hay tanta sal que no sala pero que vende tanto!
¡Hay tanta sal desvirtuada que nos atrapa
pero que al poco descubrimos insípida y vacía!
Te pedimos que nos hagas sal que sala,
sal que grita corrupción,
sal que sana heridas,
sal que denuncia injusticia,
sal que da sabor a la vida.

Señor Jesús,
ser hoy luz del mundo es también muy difícil:
¡Hay tanta tecnología led que deslumbra tanto!
¡Hay tanta cultura de lo visual que nos distrae
y nos atrapa sin darnos cuenta!
Te pedimos que nos hagas luz
de la que ilumina no de la que ciega,
luz de la que hace descubrir el camino escrito para nosotros,
luz que haga ver que es posible una humanidad nueva,
unas relaciones que cicatricen diferencias y conflictos,
una luz que haga ver el maravilloso mundo en el que vivimos.

Señor Jesús, haznos sal y luz.
Sálanos e ilumínanos para salar e iluminar.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias

Documentos