13 de septiembre: “Dichosos los pobres, los que tienen hambre, los que lloran, los perseguidos” (Lc 6,20-26)

Señor Jesús, ¿dichosos?
¿Pero cómo van a ser dichosos
todos aquellos hermanos nuestros
que lo pasan tan mal?
¿Cómo van a ser dichosos
aquellos que ya nada temen perder porque nada tienen?
¿Cómo van a ser dichosos los que no tienen ni casa,
ni pan, ni sonrisas, ni paz?
¿Cómo van a ser dichosos los desdichados
que lloran tantas penurias?
¿Dichosos los cooperantes, los misioneros, los voluntarios,
los seguidores tuyos a quienes les quitan la vida
para que no luchen y trabajen por la justicia?

Señor Jesús, ¿dichosos?
Y tu respuesta sigue siendo: Sí, dichosos.
Porque tú hablas del Reino,
de esa dinámica vital nueva a la que nos invitas a participar
y a aportar desde lo que somos, tenemos y creemos.
Ese Reino tuyo que se construye a partir de pequeños gestos,
de acciones y palabras cotidianas,
de detalles del día a día que siembran semillas
que producen mucho fruto.

Señor Jesús, haznos dichosos también a nosotros.
Haznos colaboradores tuyos en la construcción de tu Reino.
Haznos personas sencillas,
empeñadas en ser y hacer felices a los demás,
personas serviciales, atentas a los gritos de los demás,
personas desprendidas y confiadas
en que tú acompañas nuestros pasos.
Así te lo pedimos.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias