14 de enero – “No se lo digas a nadie” (Mc 1,40-45)

Señor Jesús,
¿cómo pretendes
que tu paso milagroso por nuestra vida
quede silenciado,
en lo secreto,
inadvertido?

Cuando pasas por la vida de alguien
ese alguien se transforma,
se realiza,
toma conciencia de quién es,
se siente agraciado y agradecido,
se sabe testigo y enviado.

Señor Jesús,
pasa hoy cerca mío,
tócame el hombro,
guíñame un ojo,
lánzame un piropo,
echa las redes,
pídeme lo que creas que puedo hacer,
sana mis heridas,
haz que mis propósitos
se tornen actitudes y se conviertan en acciones,
aguarda con paciencia…
…yo seguiré anunciando por doquier
que has sido Tú.

Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias