14 de junio de 2017: “No he venido a abolir, sino a dar plenitud” (Mt 5,17-19)

Señor Jesús,
si no has venido a abolir la ley
sino a darla cumplimiento,
a hacerla entendible,
a mostrarnos el modo de vivir para ser más felices,
la manera de actuar para vivir plenamente…
¿cómo es posible que hayamos convertido tu evangelio
en un elenco infinito de normas morales,
de exclusiones, de preceptos,
de divinas razones para etiquetar a la gente?

Señor Jesús,
si no has venido a abolir la ley sino a darla cumplimiento,
¿cómo es posible que sea más importante
la liturgia que el hermano,
los sacramentos y sus requisitos que las personas,
las condiciones para obtener perdón que la misericordia,
los pastores que las ovejas?

Señor Jesús,
haznos descubrir qué significa realmente
que has venido a dar cumplimiento a la ley:
que Dios es un Dios de vivos,
que Dios es amor,
que Dios es nuestro compañero incondicional,
que Dios es misericordia,
que Dios es todo posibilidad
y razón de vida y esperanza para todos.
Que los demás son hermanos,
que practicar el perdón hace crecer,
que comprometerse por la justicia
nos hace más humanos, a tu imagen y semejanza,
que ser niños nos acerca al Reino.
Eso te pedimos.
Eso necesitamos.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias

Documentos