14 de marzo de 2017: “Pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar” (Mt 23,1-12)

Señor Jesús,
mi oración de esta mañana
tiene presente de modo especial a todas aquellas personas
que no están dispuestas a mover un dedo para empujar.

Para empujar los proyectos
que requieren del trabajo de todos.
Para empujar el buen desarrollo
de todo lo que tiene que ver con el bien común.
Para empujar al que se siente
derrotado y ninguneado y animarle a seguir adelante.
Para empujar cuando todo parece que es imposible de conseguir.
Para empujar todo aquello que haga bien.
Para empujar todo aquello que construye,
que afianza, que genera posibilidades.

Señor Jesús,
hay muchas personas desalentadas,
rotas, heridas.
Hay demasiada gente empeñada en hacer el mal,
por buscar a los demás las vueltas,
por intentar que nada de lo común salga adelante.
Demasiadas personas que logran sentirse gozosas
ante el éxito del otro,
que no logran disfrutar con el saber y el bien hacer ajeno.

Mi oración esta mañana, Señor Jesús,
va por todas esas personas.
Dame, Señor, la capacidad de estar cerca suyo,
la fe necesaria para contagiarles la alegría en el darse,
la paciencia que haga falta para esperarles
el tiempo que necesiten.
Así sea

 

oscar.alonso © oracionesdiarias