15 de enero – Señor Jesús, sánanos y haznos serviciales (Mc 1,29-39)

Señor Jesús,
sólo tú adviertes a la primera
nuestras “fiebres”, nuestras “enfermedades”,
nuestras “debilidades, mediocridades, inconsistencias y vacíos”, sólo tú.

Sólo tú sabes de nuestras parálisis,
de todo aquello que nos seca,
que nos hace estériles,
que nos convierte en personas y creyentes
insípidos, apagados y tristones, sólo tú.

Señor Jesús, sal a nuestro encuentro,
acércate a nosotros,
coge nuestra mano
y haz que nos pongamos de pie,
que pasemos de la parálisis al servicio,
a ese estado de vida que nos mantiene
comprometidos con los últimos,
activos en la esperanza
y fortalecidos desde la fe en ti.

Señor Jesús,
sana nuestra debilidad y fortalece nuestros anhelos.
Debilita nuestro egoísmo
y acrecienta nuestra capacidad de entrega
sin peros, sin planes, sin condiciones.

Señor Jesús, haz que pasemos de la parálisis al servicio. Amén