15 de octubre – “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré” (Mt 11,25-30)

Señor, ¿cansados y agobiados?
Todos los días me digo:
he de hacer esto, he de hacer lo otro,
me he de programar mejor,
me he de comprometer conmigo mismo para sacar las cosas adelante,
necesito ser más constante, más fiel,
tener más amor propio y fuerza de voluntad…
y me doy cuenta que ¡me cansan y agobian tantas cosas!
Y al final todo sigue igual.

Señor, hoy que te escucho decir que vaya hacia ti
para quitarme el peso de mis cansancios y agobios,
reconozco que los tengo y que no tengo fuerzas
para hacer que pesen menos.
Es más, a veces soy un experto
en cansarme y agobiarme más y más.

Señor,
me cansa y agobia saber que no estoy a la altura de las circunstancias,
me cansa y agobia saberme incompleto e incapaz de afrontar ciertas situaciones,
me cansa y agobia no estar siempre en el momento oportuno en el que hago falta,
me cansa y agobia no tener la palabra justa en el silencio que la reclama,
me cansa y agobia estar ocupado en lo que los demás hacen, dicen, van o vienen,
me cansa y agobia mi orgullo personal, el pensar que yo solo puedo con todo,
me cansa y agobia la ceguera de vivir a espaldas
de tantas y tantas personas y situaciones,
me cansa y agobia la falta de tiempo,
los problemas absurdos que generamos las personas por cosas triviales,
las rebeldías sin causa y las causas sin acción.

Señor,
hoy te pido que me des fuerza para ir hacia ti
y que pueda descansar en ti todo lo que me cansa y agobia.
Sé que solo no puedo
y que, como decía Santa Teresa,
vuestro soy, para vos nací. Que así sea.

oscar.alonso©oracionesdiarias