16 de marzo de 2017: “Había un hombre rico y un mendigo” (Lc 16,19-31)

Señor,
en aquel tiempo como en este,
había ricos y pobres,
personas banqueteando y mendigos esperando migajas,
multimillonarios despilfarrando de todo lo que tienen
y millones de seres humanos
muriendo de hambre, de sed y de frío.

Señor,
en nuestro tiempo como en aquel,
hay injusticias, hay egoísmo,
hay mucha desigualdad,
hay mucha distancia entre los ricos y los pobres,
entre los privilegiados y los condenados,
entre los que deciden el destino de los pueblos
y los más pobres de esos pueblos.

Señor, aquel rico no tenía nombre.
El mendigo se llamaba Lázaro.
Hoy los ricos tienen nombre
y los pobres son tantos
que ni tienen papeles con sus datos.
Haznos sensibles a lo que ocurre.
Haznos solidarios con los lázaros
de nuestro mundo.
Haznos tú con ellos, en medio de ellos.
Así sea

 

oscar.alonso © oracionesdiarias