16 de octubre – “¡Ay de vosotros, que edificáis mausoleos a los profetas, después que vuestros padres los mataron!” (Lc 11,47-54)

Señor, al escuchar hoy tu Palabra,
tengo la sensación de que esa advertencia que hacías a los que te escuchaban en tu tiempo, nos la haces hoy a nosotros, a mí en particular

!Cuántas veces digo y no hago,
hago y necesito que todo el mundo sepa que lo he hecho yo!
¡Cuántas veces critico algo pero luego, cuando me viene bien, cuando resulta ser oportuno para algún interés, termino edificando sobre eso mismo mis propios éxitos, mis propios alardes, mis propios orgullos e intereses!
¡Cuántas veces olvido que estoy llamado a ser profeta y profecía tuya!

Señor, dame una fe sencilla,
que comprenda sin traducciones simplonas que necesitamos profetas en nuestra vida, que necesitamos palabras verdaderas, que necesitamos denuncia crítica de la injusticia, que necesitamos testigos que den la vida, que necesitamos hombres y mujeres de Dios, que necesitamos creyentes valientes y entregados, que necesitamos caminantes en esperanza y en esperanza discípulos.

Señor, hazme profeta.
Hazme según tu voluntad.
Hazme tu palabra, tus manos, tus pies, tus ojos, tus labios, tu corazón… Hazme profeta.
Así te lo pido de corazón. Amén

oscar.alonso©oracionesdiarias