5 de febrero: “Ven, impón las manos sobre ella, para que se cure y viva” (Mc 5,21-43)

Oración de la mañana

Señor Jesús, el evangelio de hoy nos lleva a todas esas personas que viven, y a veces sobreviven, postradas por una enfermedad, encorvadas y doloridas, despreciadas y estigmatizadas por sus enfermedades, con una tristeza que es difícil de superar y que encoge el corazón.

Por eso, nuestra oración de hoy es para pedir por ellos, para que estés a su lado, para que impongas sus manos sobre ellas, para que se curen y vivan. Tú, que tienes el poder de sanar y salvar; tú que curas lo que en apariencia no tiene cura; tú que sientes compasión de quien necesita ternura, cariño y presencia, a ti te pedimos que acompañes a nuestros enfermos.

Señor Jesús, libra del dolor a los que sufren. Sé bálsamo para los que viven su enfermedad en medio de la confusión. Sé para los enfermos medicina, caricia y mirada cercana. Cura las heridas. Sana corazones. Infunde esperanza en quienes esperan. Fortalece a quienes parecen no tener ya fuerzas. Haznos a todos tus manos, tus pies, la visita que se espera, el mejor medicamento…

Señor Jesús, te pedimos por todos nuestros enfermos. Impón tus manos sobre todos ellos. Danos la capacidad de acompañar y de ser presencia tuya en sus vidas. Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias