10 de enero: “El Espíritu del Señor está sobre mí: me ha enviado a anunciar el Evangelio a los pobres, para dar libertad a los oprimidos” (Lc 4,14-22a)

Señor Jesús, 
en esta mañana haznos entender internamente 
qué significa que el Espíritu del Señor está sobre nosotros. 
Porque si tu Espíritu está sobre nosotros 
estamos instados a movilizarnos, 
a reconocer el fuego que has encendido dentro de cada uno de nosotros, 
a dar a conocer el proyecto de tu Reino, 
a ponernos al lado de los más débiles 
y trabajar por su liberación.
Señor Jesús, 
ese mismo Espíritu que está sobre nosotros 
nos envía hoy a anunciar tu evangelio, 
con palabras y gestos, con valentía, 
sin glosas, sin traducciones interesadas y sin adaptaciones. 
Ese mismo Espíritu nos impulsa hoy 
a estar junto a los pobres, 
a conocer su realidad, a hacerla nuestra, 
a intentar revertir la historia, 
a luchar por su dignidad 
y por restablecer los derechos de los que carecen. 
Ese mismo Espíritu nos exhorta a dar libertad a los oprimidos, 
a todos aquellos que viven o sobreviven bajo el yugo de la violencia, 
de la discriminación, del miedo, de la trata, 
de la explotación, de la indiferencia…

Señor Jesús, 
si tu Espíritu está sobre nosotros, 
danos la fe, la esperanza y la caridad necesarias 
para poder vivir desde él, 
para testimoniar con nuestra vida 
que es él quien nos mueve e inspira toda nuestra acción. 
Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias