8 de enero: “Y se puso a enseñarles con calma” (Mc 6,34-44)

Señor Jesús, calma, eso necesitamos todos, un poco de calma. Calma para aprender, calma para enseñar, calma para asumir los cambios, calma para percibir con hondura y profundidad los acontecimientos, calma para hacernos conscientes de que todo va demasiado deprisa, calma para sabernos acompañados por ti y así poder gustar internamente tu amistad.

Señor Jesús, tu Palabra hoy nos dice que te pusiste a enseñarles con calma. Eso queremos también nosotros. Todos somos, de un modo u otro, maestros de otras personas y necesitamos sabiduría, pero sobre todo calma para respetar ritmos, calma para que el otro afiance lo que sabe, calma para permitir crecer, calma para dejar ser a los demás, calma para sembrar y saber esperar pacientemente los frutos, calma para que sea tu Espíritu el que inspire nuestras palabras y gestos oportunos.

Señor Jesús, en esta mañana te pedimos calma. Calma para rezarte sin prisas, calma para ponernos en tu presencia sin más palabras que nosotros mismos, calma para escuchar tu voz y dejarnos hacer. Eso te pedimos. Eso necesitamos. Así sea

Oscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias