20 de diciembre: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc 1,26-38)

Señor Jesús, ¡qué mujer, tú madre María!

La llena de gracia,
la que no tuvo fisura alguna en su corazón,
la que ante la propuesta más determinante
y trascendente de la Historia dijo sí sin condiciones.

Estas palabras, Señor Jesús,

las acojo hoy en primera persona.
Siento que me dices “alégrate”,

siento que me quieres alegre,
posibilitante, desprendido, sencillo y sin dobleces.

Siento que me dices “lleno de gracia”,
a pesar de conocer bien mi corazón, mis pasiones,
mis heridas, mis errores, mis zonas más secas y ásperas,
a pesar de todo me dices que me quieres como nadie,
que tu gracia me acompaña y da sentido y fuerza a mi compromiso.

Siento que me dices “el Señor está contigo”,
que el Señor nunca me abandona, nunca me rechaza, nunca me deja solo.

Señor Jesús,
como a Maria hoy nos dices a nosotros que nos alegremos,
que miremos más allá de nuestras debilidades y condicionamientos,
que vivamos resucitados,
que nada nos quite la alegría que conmueve y todo lo trasforma.

Señor Jesús, como a Maria, también hoy a nosotros
nos dices que estás con nosotros,
que no estamos solos, que acompañas nuestros pasos
y que Tú estás siempre pendiente de nosotros.

Gracias Señor por exhortarnos a la alegría,
por inundarnos de ti y por recordarnos

que tú estarás siempre con nosotros.
Así te lo pedimos.
Así sea

Oscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias