12 de diciembre: “Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré” (Mt 11,28-30)

Pues hacia ti vamos, Señor Jesús,
porque somos de ese grupo que andamos, de vez en cuando, cansados y agobiados.

Cansados por el ritmo de trabajo,
por las tareas cotidianas,
por nuestros compromisos irrenunciables,
por las cruces propias y ajenas,
por la rutina que pide a gritos un respiro.

Agobiados por nuestra falta de coherencia,
por nuestra ridícula denuncia de la injusticia,
por nuestras debilidades, cegueras y mediocridad
en tu seguimiento.

Cansados y agobiados de no llegar a todo ni a todos,
de no terminar de poner en marcha iniciativas
que son más que necesarias,
de sentir que nos flaquean las fuerzas y las ideas…

Cansados y agobiados
porque no tenemos tiempo para lo importante, porque no entendemos como quisiéramos, porque nos hacen daño ¡tantas cosas!

Así venimos hoy a ti, sabedores de que nuestros cansancios y agobios no son nada comparado con lo que otros viven y padecen a nuestro alrededor.

Señor Jesús, aumenta nuestra fe.
Fortalece nuestra esperanza.
Despierta nuestra caridad.
Aliviamos, Señor Jesús.
Así te lo pedimos
Así sea

Oscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias