22 de noviembre: “¡Si reconocieras tú también en este día lo que conduce a la paz!” (Lc 19,41-44)

Señor Jesús,
si reconociéramos nosotros lo que conduce a la paz
nuestro mundo no estaría herido con tanta violencia,
con tanta desigualdad, con tanta indiferencia,
con tanta hambre y sed, con tanta injusticia,
con tanta falta de compasión,
con tanta explotación, con tanto conflicto,
con tantas guerras fratricidas
y con tantos motivos para la desesperanza.

Pero nosotros, Señor Jesús,
hemos sido llamados y enviados para hacer de este mundo
un lugar mejor del que encontramos,
un espacio en el que sea posible vivir en libertad,
en el que todos encuentren un pedazo de tierra donde vivir en paz,
donde ser lo que son,
sin tener que estar siempre luchando por defender
los derechos más elementales.

Por eso, hoy Señor Jesús, te decimos:
Haznos instrumentos de tu paz en nuestras relaciones,
en nuestras casas y comunidades.
Haznos instrumentos de tu paz en medio del trabajo,
con los compañeros y conocidos.
Haznos instrumentos de tu paz en medio del mundo,
en la vida cotidiana,
en cada acción e iniciativa en la que participemos.
Haznos instrumentos de tu paz con nuestras palabras
pero fundamentalmente con nuestros gestos solidarios y pacificadores.
Haznos instrumentos de tu paz y bien,
de modo que los demás vean en nosotros no jueces ni enemigos
sino compañeros de camino y amigos en los que confiar
y poder construir ese mundo que anhelamos para todos.
Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias