31 de octubre: “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha” (Lc 13,22-30)

Señor Jesús,
queremos ser de los que se esfuerzan
por entrar por la puerta estrecha.
Nos gustaría vivir desapropiados de todo
para poder entrar por lugares angostos,
donde no es posible llevar nada más que lo que uno es,
lo que uno cree y ama.

Señor Jesús,
ayúdanos a entrar por la puerta estrecha,
la que requiere de nosotros una sencillez
que desconcierta al complicado,
una humildad que desestabiliza
al que todo cree saberlo y poderlo,
una pobreza que relativiza todo
para que lo único importante lo sea en toda circunstancia,
una bondad que termina tirando por tierra
todos los planes de aquellos
que maquinan cómo hacer daño todo el tiempo.

Señor Jesús,
ayúdanos a entrar por la puerta estrecha.
Danos la fuerza de voluntad necesaria
para que nos vaciemos de nosotros mismos,
de todo lo que nos ata,
de todo cuanto nos impide caminar en verdad
y ser verdaderamente libres,
de todo lo que supone un peso que imposibilita seguir tu paso.

Señor Jesús,
ayúdanos a entrar por la puerta estrecha.
Por la que entran solo los desposeídos,
los niños, los que han descubierto
que la riqueza más grande se alberga dentro,
en lo más profundo de nosotros mismos.
Por la que entran los limpios de corazón,
los bienaventurados, los alegres de la vida, los descomplicados,
los juglares y los que son Buena Noticia para el mundo.
Así te lo pedimos. Así sea

Oscar alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias