24 de octubre: “Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá; al que mucho se le confió, más se le exigirá” (Lc 12,39-48)

Señor Jesús,
sabemos que se nos ha dado mucho
y hoy tu Palabra nos recuerda
que por ese mismo motivo mucho se nos va a exigir.
Pero no sé si somos conscientes de todo eso
que se nos ha regalado.
Parece que lo que somos y tenemos es una especie de derecho natural
que nos acompaña y que es evidente que es nuestro
y que nadie nos lo puede ni quitar ni exigir nada.

Señor Jesús,
nuestra cultura, cegada y adormecida
por ese principio de que “mi cuerpo, mi vida, los míos…”
son propiedad de cada uno,
ha hecho que perdamos la capacidad de reconocernos como lo que somos:
criaturas regaladas, puro don, pura entrega…
a las que se nos exige fiarnos de Aquel
que nos ha pensado y amado primero.

Señor Jesús,
¡cuántas cosas nos has confiado!
¡Y de cuántas cosas nos olvidamos con facilidad!
Nos dices al que mucho se le confió, más se le va a exigir:
te damos gracias por la confianza depositada en nosotros
y te pedimos que nos hagas servidores fieles,
fiados de tu Palabra,
confiados en tu promesa y dispuestos
a lo que tú quieras de nosotros.
Una jornada más, aquí nos tienes.
Cuenta con nosotros.
Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias