23 de octubre: “Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva…” (Lc 12,35-38)

Señor Jesús, ¿qué quieres de nosotros?
Estamos todo el día de acá para allá.
Nos faltan horas para llegar a todo.
Se nos agotan los meses y nunca terminamos de terminar.
Corremos de un lado a otro y de una actividad a otra
para poder estar siempre donde creemos que debemos estar.
Nos solicitan de aquí y de allí,
nos entretenemos con todo lo inesperado
y a veces asombroso de la vida…
y a veces tenemos la sensación de que no hemos hecho nada.

Señor Jesús,
¿qué quieres de nosotros?
¿Cómo aguardarte y estar en vela
si todo lo demás resulta ser tan importante,
tan determinante, tan urgente?
¿Cómo no perder el contacto contigo
si estamos conectados todo el día a todo lo demás?
¿Será que en todo lo demás estás esperándonos?
¿Será que necesitamos dedicarnos más tiempo a silenciar,
a dejarnos encontrar por ti, a dejarnos hacer?

Señor Jesús,
al ritmo que vamos, volverás y estaremos ocupados,
reunidos, atascados, preocupados por un documento,
en una sala de espera o haciendo fila en algún lugar.
Te pedimos que nos des la fe y la esperanza necesarias
para confiar en ti,
para ponernos en tus manos,
para aprender a manejar nuestros tiempos en tu presencia,
para que puedas hablarnos
y nosotros podamos escucharte y vivir en consecuencia.
Haznos discípulos que esperan
y en la espera viven profundamente lo que acontece.
Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias