22 de octubre: “Mirad: guardaos de toda clase de codicia” (Lc 12,13-21)

Señor Jesús,
qué bien nos viene que nos recuerdes
que nos guardemos de toda clase de codicia.
Vivimos en un mundo codicioso.
Todos, de un modo u otro,
deseamos tener algo que no tenemos,
deseamos tener un modelo mejor de lo que sea,
un título más, una mejor casa, un mejor sueldo…
todos terminamos acumulando cosas
sin pensar que nada nos vamos a llevar con nosotros.

Señor Jesús,
haz que nos guardemos de la codicia del tener. Que seamos hombres y mujeres solidarios, comprometidos por la justicia, cercanos a los últimos y con los últimos soñadores de un mundo más de todos. Haz que ayudemos, en la medida de nuestras posibilidades, a los que no tienen o a los que lo han perdido todo.

Señor Jesús, haz que nos guardemos de la codicia del aparentar.
Que seamos mujeres y hombres íntegros,
sin dobleces, sin segundas intenciones.
Que trabajemos desde la verdad y en verdad vivamos.
Que luchemos para no vivir siempre
entre la superficialidad y la mediocridad de los postureos.

Señor Jesús,
haz que nos guardemos de la codicia del acumular sin medida.
Que limpiemos nuestros trasteros y vaciemos nuestros armarios,
que repartamos lo que no usamos,
lo que guardamos “por si acaso”,
que regalemos de lo propio para que otros puedan vivir
con dignidad la propia historia.

Señor Jesús,
haznos personas desapropiadas, libres y solidarias,
sabedores de que lo bello está en lo sencillo.
Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral

oscar.alonso©oracionesdiarias