17 de octubre: “¡Ay de vosotros, fariseos…!” (Lc 11,42-46)

Señor Jesús,
sabemos que no te gustan los postureos,
que siempre criticaste y denunciaste la hipocresía y la falsedad,
la superficialidad y el fariseísmo a la hora de hacer las cosas,
por eso hoy te pedimos:

– libéranos de la tentación de querer siempre el centro de atención.
– ayúdanos a diferenciar lo importante de lo meramente superficial.
– libéranos de aparentar lo que no somos.
– ayúdanos a colocar en el centro de nuestra vida lo que la fundamenta.
– libéranos de esa corriente tan de moda que sólo gestiona apariencias.
– ayúdanos a presentarnos ante los demás libres y liberadores.
– libéranos de la tentación de convertirnos en jueces inmisericordes de los demás.
– ayúdanos a no meternos en lo que no nos corresponde.
– libéranos de todo tipo de crítica, chismorreo o murmuración contra los demás.
– ayúdanos a “pagar el diezmo” amando más y amando mejor.
– libéranos de desear los asientos de honor y las reverencias de los otros.
– ayúdanos a servir y servirte sin esperar nada a cambio.

Señor Jesús,
que a nadie le carguemos y abrumemos con cargas insoportables,
sino que nos dediquemos sencillamente a hacer felices a los demás,
siendo en ello profundamente felices nosotros mismos.
Así te lo pedimos.
Así sea

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias