17 de febrero – “En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús” (Lc 11,29-32)

Señor Jesús,
es cierto que los tiempos cambian,
que las circunstancias varían,
que el progreso acentúa la sensación de constante inestabilidad de casi todo,
que nada es como antes,
que parece que la humanidad
está dejando de ser tal cosa por momentos…

Señor Jesús,
es verdad que “en aquel tiempo”,
en el tuyo,
en los inicios de esta locura que es la construcción del reino,
la gente se apiñaba a tu alrededor,
pero también es cierto que hoy nos apiñamos en torno a otras cosas:
las ofertas, los gurús de turno,
las modas de moda, las innovaciones más innovadoras,
los famosos por un rato
y los multimillonarios que hacen gala
de todo cuanto no pueden ni llegar a disfrutar…

Señor Jesús,
me gustaría ser de los que se apiñan cuando hablas,
cuando pasas, cuando miras, cuando enseñas,
cuando realizas gestos de misericordia,
cuando te conmueves ante la vida de los otros,
especialmente de los otros más pobres…

Señor Jesús,
en un mundo como el nuestro,
me gustaría ser de los que te siguen de cerca.
De los que te conocen, no de oídas,
sino porque te acompañan.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias