17 de junio – “No juzguéis y no os juzgarán; porque os van a juzgar como juzguéis vosotros” (Mt 7,1-5)

De mi juicio rápido,
precipitado, sin caridad…
líbrame Señor.
De mi juicio sin piedad, cruel,
sin condescendencia alguna…
líbrame Señor.
De mi juicio injusto,
que busca hacer caer al otro…
líbrame Señor.

De mi juicio superficial,
desde las apariencias,
sin contraste ni realidad…
líbrame Señor.
De mi juicio inmisericorde,
que deja al otro sumido
en la miseria de sus miserias…
líbrame Señor.
De mi juicio fruto de mis pertenencias
y de las ausencias de los otros…
líbrame Señor.

De mi juicio compartido con vehemencia
con los que sólo piensan como yo
o no piensan pero acaban,
sin conocimiento alguno,
pensando lo mismo que yo sobre los otros…
líbrame Señor.

De mi juicio vacío de verdad
y relleno de ironía y de maldad…
líbrame Señor.
De mi juicio sin juicio,
de mis críticas infundadas,
de mis envidias traicioneras…
líbrame Señor.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias