17 de marzo de 2017: “El reino de Dios se dará a un pueblo que produzca sus frutos” (Mt 21,33-43.45-46)

Levantarnos, acicalarnos,
sumergirnos en el tráfico,
en el frenesí del transporte público,
llegar al trabajo, producir, hacer cosas,
no parar, mal comer,
no desconectar jamás del móvil, del ordenador,
recibir órdenes, ir o volver de hacer recados,
agotarnos, regresar a casa, caer rendidos…
así día tras día, Señor Jesús.
¿Qué sería de nuestra vida sin ti, sin tu Reino?

A esa amalgama de acción tras acción
le falta algo de oración,
un ratito de silencio,
un poco de contemplación,
mucha dosis de paciencia y escucha,
una pizca de sentido del humor,
bastante disfrute,
la presencia de los otros,
alegría a discreción,
sabernos en nuestro proyecto,
sentirnos en tus manos,
gozar con el regalo de cada jornada…
así día tras día, Señor Jesús.

Solo así seremos un pueblo que producirá sus frutos.
Sólo así haremos presente el Reino
en nuestra vida cotidiana.
Sólo así seremos para otros parábola del Reino,
de ese modo de vivir que lo cambia todo
y todo lo espera de ti.
Así sea

 

oscar.alonso © oracionesdiarias