17 de marzo – “Sed compasivos… la medida que uséis, la usarán con vosotros” (Lc 6,36-38)

Señor,
me gustaría ser compasivo,
tener siempre la pasión y el apasionamiento con los demás
tal y como tú me pides,
tal y como tú mostrabas.

Señor,
lo único que ocurre
es que me apasiono con demasiadas cosas
que están lejos de la compasión que me propones.

Tú me quieres compasivo y cercano,
sensible y combativo,
subversivo y subyugante,
humilde y fiel,
abierto y comprensivo,
apasionado y apasionante.

Y yo a veces me comporto de modo inmisericorde y duro con los demás,
insensible y estricto,
duro y lejano,
cerrado e incomprensible,
despiadado y orgulloso.

Señor,
dame la fe necesaria
como para ser un creyente creíble,
testigo apasionado y discípulo compasivo.

Señor,
dame la esperanza necesaria
como para no perder nunca la razón
de mi misión y tareas,
las ganas de servirte en los hermanos
y adorarte en el servicio cotidiano.

Señor,
dame la caridad necesaria
para ser compasivo en el ser,
en el hacer, en el saber y en el servir. Amén

oscar.alonso©oracionesdiarias