17 de octubre – “Nada hay cubierto que no llegue a descubrirse, nada hay escondido que no llegue a saberse” (Lc 12, 1-7)

Señor,
si nada de lo que está a cubierto,
escondido, disimulado, disfrazado, oculto, a oscuras
permanecerá así por mucho tiempo porque se descubrirá,
¿por qué nos empeñamos tanto en disimular,
cubrir y disfrazar las cosas?

Señor,
si todo cuanto somos, sentimos, hacemos,
sufrimos, creemos, juzgamos y esperamos,
aunque nadie lo conozca, llegará a saberse,
¿por qué ese empeño nuestro
por aparentar estar de un modo
cuando en el fondo sabemos que no estamos así? ¿Por qué?

Señor, tienes razón,
al final todo se sabe,
al final cada uno deberá dar cuentas de lo que es y de lo que hay,
no de lo que suponíamos que había
o de lo que nos hubiera gustado que hubiera.
Al final nada de lo que no conocemos permanecerá sin conocerse
porque hasta los más recónditos rincones
de nuestro corazón y de nuestra vida
son para ti conocidos y objeto de misericordia.

Señor, haznos transparentes,
haznos sanos, haznos buena gente y gente buena,
haznos íntegros, haznos posibilidad,
haznos dignos de tu confianza,
haznos valientes para ser lo que somos
y llegar a ser lo que estamos llamados a ser,
haznos gente sencilla, sin complicaciones ni caretas.
Haznos como tú quieras.
Que así sea.
Señor, ¡feliz fin de semana!

oscar.alonso©oracionesdiarias