18 de abril – “Yo soy la puerta: quien entra por mí, se salvará” (Jn 10,1-10)

Señor Jesús,
tú mi camino,
mi roca,
mi lugar de reposo,
mi razón primera y última,
mi fuente y mi destino,
mi fuerza y mi energía,
tú mi puerta y esperanza.

Señor Jesús,
tú mi amanecer y mi horizonte,
mi despertar y modelo,
mi maestro y compañero,
mi amigo fiel y el Señor de mi vida,
tú mi puerta y esperanza.

Señor Jesús,
tú mi luz y mi sal,
mi posibilidad y mi futuro,
mi amor primero y por Amor mi Dios,
tú toda la misericordia y todo el perdón,
tú mi puerta y esperanza.

Señor Jesús,
siempre tú,
sólo tú,
para todos tú,
tú mi puerta y esperanza.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias