18 de febrero – “A los discípulos se les olvidó llevar pan” (Mc 8,14-21)

¡Como a mí, Señor, como a mí!

A veces me siento lejos de tu proyecto,
de tu voluntad, de ti…
pero a menudo, cuando releo tu palabra y encuentro a tus discípulos,
¡Me siento tan identificado¡ ¡Tan como ellos!

A veces también a mí se me olvida
el pan para los otros,
el perdón para los otros,
la misericordia y la compasión para con los otros…

A veces también a mí se me olvida
en manos de quién estoy,
el Señor a quien sirvo,
el Dios en el que creo y espero,
el milagro cotidiano en el que vivo.

A veces me siento como tus discípulos:
perdido, aturdido, desconcertado,
asustado y pensando que no sé muy bien cuál es mi camino,
ni mi proyecto, ni mi vocación.

A veces se me olvida el pan
y con ello olvido el milagro de las manos que lo amasan,
de la levadura que lo hace crecer,
del calor que lo cocina
y del olor que desprende al compartirse.

Señor, a veces se me olvida
que se me olvidan las cosas
pero sé que siempre estás tú haciendo memoria
de mi vida, de mi fe, de día a día.

Gracias Señor. Amén

oscaralonso©oracionesdiarias