18 de junio – “Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos” (Mt 6,1-6.16-18)


Padre justo y fiel,
todo cuanto quieres que hagamos
nos pides que lo realicemos desde el corazón,
sin dobleces, sin dobles intenciones,
sin buscar otros réditos o intereses,
sin más que practicar la justicia
que humaniza, dignifica y esperanza.

Padre justo y bueno,
sé que me pides diariamente
que pase por la vida no pasando de todo,
no pasando como el que ha de pasar obligatoriamente por algo,
no pasando haciendo daño y dejando tras de mí
un rastro de mal rollo y desencanto,
sino que pase por la vida siendo bueno,
haciendo el bien, sin esperar nada a cambio,
sin más recompensa que la que se obtiene
al saber que se actúa de todo corazón,
con transparencia y buscando siempre el bien de los otros.

Padre justo y sensible,
tú que mes en lo secreto de mi vida,
en lo oculto de cuanto llevo adelante por los demás,
dame la fuerza de voluntad y la fe necesarias
para permanecer siempre a tu servicio,
para servir a los otros sin condiciones,
para experimentar el gozo inmenso que se siente
cuando nuestras obras repercuten positivamente en los demás,
por muy pequeñas e insignificantes que sean.

Padre de la vida,
cuida de mí y haz que no practique la justicia
delante de los demás para ser visto por ellos,
sino para ser fiel a tu voluntad desde lo que puedo ofrecer. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias