18 de marzo – “Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno sólo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos” (Mt 23,1-12)

Señor,
en este mundo de títulos, diplomas, reconocimientos,
estatus, niveles, excelencia, grados…
¡cómo me gusta que me reconozcan,
que sepan quién soy yo,
cuánto he estudiado,
cuántos títulos, master,
posgrado y demás reconocimientos académicos!

Señor,
en este mundo repleto de gurús,
de expertos, de maestros de todo en todas partes,
¡a quién no le gusta ser reconocido
como maestro de algo delante de los demás!

Señor,
haz que no guste que me llamen maestro
sino que me sienta y me comporte sólo como discípulo,
aprendiz, seguidor, siervo, hermano.

Señor,
haz que mi vida transparente tu maestría,
que no tenga más maestro que tú,
que tú seas mi principio y fin,
mi fuente y fundamento,
mi razón de ser y mi ser total.

Señor,
que nunca me deje llamar maestro
pero que siempre me comporte como un fiel discípulo tuyo,
hijo tuyo y hermano de todos. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias