19 de octubre – “Mirad: guardaos de toda clase de codicia, pues vuestra vida no depende de vuestros bienes” (Lc 12,13-21)

Padre desprendido y generoso,
mi oración de hoy te pide precisamente eso:
desprendimiento y generosidad,
entrega y servicio,
gratuidad e incondicionalidad,
cercanía y acogida,
coraje y templanza,
alegría y cariño.

Padre entregado y dispuesto,
mi oración de hoy te pide que me guardes de toda clase de codicia:
la del dinero, la de los títulos,
la del éxito, la del ser el centro de todo,
la de la amabilidad selectiva,
la del reconocimiento,
la que hace a los otros siervos y esclavos,
la que hace a los otros ser
y sentirse menos y peores que yo.

Padre de la vida,
mi oración de hoy te pide que hagas recordar a cada instante
que mi vida es tuya,
que no depende de lo que tenga ni de a lo que yo aspire:
que viva entregado y siempre dispuesto para mis hermanos.
Que lo demás es cosa tuya. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias