19 de diciembre: “Te llenarás de alegría y gozo, y muchos se alegrarán de su nacimiento” (Lc 1,5-25)

Señor Jesús, eso queremos, eso buscamos con todas nuestras fuerzas, eso desea nuestro corazón, eso te pedimos a estas alturas del Adviento: llénanos de alegría verdadera.

Señor Jesús, ¡son tantas las circunstancias que nos entristecen, tantos los motivos para que la queja, para el enfado, tantas las cuestiones pendientes que nos lastran que necesitamos llenarnos de alegría y de gozo, de motivos verdaderos para levantarnos y vivir confiados.

Señor Jesús, gracias por todas las personas que viven a nuestro lado y encarnan esa alegría tan desbordante, tan gratuita, tan reconstituyente. Gracias por hacernos mujeres y hombres alegres porque te conocemos, porque alguien nos anunció tu nombre y desde entonces nosotros te decimos sí cada mañana.

Señor Jesús, como Zacarías, también nosotros queremos vivir esa inmensa alegría por tu nacimiento. Sigue reparando nuestro corazón para que la Navidad sea, una vez más, motivo de verdadera alegría.

Así te lo pedimos. Así sea.

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC