2 de febrero – “Y la gracia de Dios lo acompañaba” (Lc 2,22-40)

Señor Jesús,
amigo y compañero fiel de camino, testigo y modelo fiel del amor del Padre, colega en las jornadas de duro trabajo, almohada y hombro
sobre los que descanso y apoyo
cuando no puedo con mi alma,
manos que me acarician
cuando lo logro gestionar
ni mis propias penas,
paz verdadera,
alegría compartida…

Señor Jesús,
hoy te pido que tu gracia me acompañe, que el amor de Dios
esté presente en mí,
que me des la fortaleza necesaria
para ser tus manos y tus pies
en medio del mundo,
que me des la fe necesaria
para saberme siempre en tus manos
y enviado para ser misericordia
en medio de los hombres y mujeres
de mi tiempo.

Señor Jesús,
que la gracia de Dios me acompañe.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias