20 de abril de 2017: “Paz a vosotros… ¿por qué surgen dudas en vuestro interior?” (Lc 24,35-48)

Señor Jesús, tu saludo de paz sosiega nuestras angustias, aminora el aceleramiento de nuestro juicio rápido, desmonta nuestras ganas de revancha y devolver a cada cual lo que ellos ya nos hicieron antes.

Señor Jesús, tu saludo de paz es signo de vida, de promesa cumplida, de tarea por hacer, de proyecto fraterno, de deseo verdadero de que es posible vivir en paz, sin violencia, sin agresiones, sin acosos ni maltratos, sin guerras ni conflictos.

Señor Jesús, tu saludo de paz resuena con fuerza dentro de nosotros, en lo más profundo de nuestro interior y, por supuesto, nos interroga, nos interpela y hace que surjan dudas, ¿estaremos viviendo como resucitados? ¿Somos mujeres y hombres pacíficos? ¿Cómo ser en la vida cotidiana instrumentos de paz?

Señor Jesús, queremos ser y vivir como mujeres y hombres resucitados. Queremos ser instrumentos de tu paz. Queremos que disipes nuestras dudas y miedos. Eso te pedimos. Eso necesitamos. Así sea

 

oscar.alonso © oracionesdiarias