20 de mayo – “Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” (Mc 10, 1-12)

Señor Jesús,
en este nuevo día
me gustaría poner en tu presencia
a tantos hombres y mujeres
que han optado en su vida por vivir juntos,
por construir un proyecto juntos,
por edificar una familia,
por poner en el medio de sus vidas al otro,
por amar por encima de todo,
por entregarse sin medida,
por puro amor.

Señor Jesús,
y de modo particular
quiero poner en tu presencia en esta mañana
a tantas parejas y matrimonios
que por diferentes motivos
se han roto o están viviendo momentos difíciles.
¡Cuánta gente conozco
que se rompe porque su proyecto de vida se desmorona!
¡Cuánta gente herida
porque ve cómo todos sus anhelos
y deseos de vida en común no se consolidan,
no tienen futuro,
no logran unirse
pese a intentarlo con todas las fuerzas!

Señor Jesús,
te presentamos en esta oración de la mañana
todos los deseos de reconciliación,
de volver a comenzar,
de querer conformar familias felices,
de querer construir
a pesar de las dificultades
y complicaciones que vivimos cada día.

Señor Jesús,
que lo que Dios ha unido
no lo separemos nosotros.
Que seamos instrumentos de unidad,
de paz, de reconciliación,
de compasión y misericordia.
Que seamos puentes para os otros.
Que el amor nos mueva a amar más,
a amar mejor.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias