20 de mayo – “La paz os dejo, mi paz os doy. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde” (Jn 14,27-31a)


Señor,
mi oración de hoy quiere pedirte y agradecerte:

Pedirte paz,
que cesen los conflictos que separan a las personas,
que se acabe tanta violencia
y tanto deseo de revancha,
que nos ayudes a ver en los otros
una promesa y no una amenaza,
que la paz sea posible en nuestras casas,
en nuestras tierras, en nuestras costas… en nuestro corazón.

Agradecerte tanto bien recibido,
el milagro de nuestro corazón,
aquel que nos mantiene en pie,
aquel que bombea vida a cada instante,
aquel en el que anidan también nuestros sentimientos,
nuestros afectos y nuestras emociones.

Haz, tú que nos lo pides,
que no tiemble ni se acobarde nuestro corazón:
¡Son tantas las razones que nos quitan la ilusión
y amenazan nuestra paz interior!
¡Tantos los motivos que nos entristecen
y que nos hacen revelarnos contra el estado de las cosas!
¡Tantas!

Señor, mi oración de hoy te pide paz,
la paz que sólo tú das,
la paz que permita que mi corazón
sea también, en todo lugar, con todos,
instrumento de tu paz. Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias